Marina italiana

Marina italiana

Benito Mussolini y el Partido Fascista llegaron al poder en 1922 y siete años más tarde establecieron un estado de partido único. Mussolini estaba decidido a aumentar el tamaño de la Armada italiana para que pudiera competir con la Armada francesa en el Mediterráneo.

En 1940, la Armada italiana tenía cuatro acorazados, siete cruceros pesados, 14 cruceros ligeros, 119 submarinos y 120 destructores. El principal problema de los barcos italianos es que carecían de defensas antiaéreas efectivas.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, a la Armada italiana se le encomendó la tarea de proteger el comercio del norte de África y evitar batallas con la Royal Navy. La armada tuvo bastante éxito con esta estrategia hasta noviembre de 1940, cuando en Taranto los británicos hundieron un acorazado y dañaron gravemente dos más.

En el cabo Matapan, en marzo de 1941, la Royal Navy inutilizó el único acorazado activo que quedaba en Italia. Los británicos también hundieron tres cruceros pesados. Aunque los británicos generalmente derrotaron a los italianos, lograron hundir dos acorazados en Alejandría en diciembre de 1941.

La Armada italiana no logró tener ningún impacto real en 1942 y después de que Victor Emmanuel III se rindiera en septiembre de 1943, los barcos restantes de Italia navegaron a Malta y se rindieron a los Aliados. Se perdieron un total de 904 embarcaciones y 24.660 marineros italianos murieron durante la guerra contra los Aliados. Después de cambiar de bando, otros 4.117 murieron luchando contra la Alemania nazi.


Acorazado italiano Roma (1940)

Roma, llamado así por dos barcos anteriores y la ciudad de Roma, [N 1] fue el tercero Littorio-clase acorazado de Italia Regia Marina (Marina Real). La construcción de ambos Roma y su barco hermano Impero se debió al aumento de las tensiones en todo el mundo y al temor de la marina de que solo dos Littorios, incluso en compañía de los antiguos acorazados anteriores a la Primera Guerra Mundial, no serían suficientes para contrarrestar las flotas mediterráneas británica y francesa. Como Roma se colocó casi cuatro años después de los dos primeros barcos de la clase, se hicieron algunas pequeñas mejoras en el diseño, incluido el francobordo adicional agregado a la proa.

  • 8 × calderas de milenrama
  • 128.000 shp (95.000 kW)
  • 4 × turbinas de vapor
  • 4 × hélices de tornillo
  • Cañones de 9 × 381 mm (15 pulg.)
  • Cañones de 12 × 152 mm (6 pulgadas)
  • 4 × 120 mm (4,7 pulg.) / 40 cañones
  • Cañones antiaéreos de 12 × 90 mm (3,5 pulgadas)
  • Cañones de 20 × 37 mm (1,5 pulg.)
  • Cañones de 20 × 20 mm (0,79 pulg.)
    : 350 mm (13,8 pulgadas): 162 mm (6 pulgadas): 350 mm: 260 mm (10 pulgadas)

Roma fue comisionado en el Regia Marina el 14 de junio de 1942, pero una grave escasez de combustible en Italia en ese momento le impidió ser desplegado en su lugar, junto con sus barcos gemelos Vittorio Veneto y Littorio, fue utilizada para reforzar las defensas antiaéreas de varias ciudades italianas. En este cargo, sufrió graves daños dos veces en junio de 1943, a causa de los bombardeos en La Spezia. Después de las reparaciones en Génova durante todo julio y parte de agosto, Roma fue desplegado como el buque insignia del almirante Carlo Bergamini en un gran grupo de batalla que finalmente comprendió a los tres Littorios, ocho cruceros y ocho destructores. El grupo de batalla estaba programado para atacar a los barcos aliados que se acercaban a Salerno para invadir Italia (Operación "Avalancha") el 9 de septiembre de 1943, pero la noticia del armisticio del 8 de septiembre de 1943 con los Aliados provocó la cancelación de la operación. En cambio, la flota italiana recibió la orden de navegar a La Maddalena (Cerdeña) y, posteriormente, a Malta para rendirse a los Aliados.

Mientras la fuerza estaba en el Estrecho de Bonifacio, Dornier Do 217 del alemán Luftwaffe 'El ala especializada KG 100, armada con bombas controladas por radio Fritz X, avistó la fuerza. El primer ataque falló, pero el segundo Italia (ex-Littorio) y Roma daño severo. El golpe en Roma provocó que el agua inundara dos salas de calderas y la sala de máquinas de popa, dejando al barco cojeando junto con dos hélices, potencia reducida e incendios inducidos por arco en la popa del barco. Poco después, otra bomba se estrelló contra el barco y detonó dentro de la sala de máquinas delantera, provocando una inundación catastrófica y la explosión de los cargadores de la torreta principal número dos, arrojando la torreta al mar. Hundiéndose por la proa y escorado a estribor, Roma volcó y se partió en dos, llevando a 1.393 hombres, incluido Bergamini, con ella.


Marina italiana - Historia

Questo sito utilizza cookie tecnici e analitici, anche di terze parti, per migliorare i servizi. Se vuoi saperne di più clicca qui

Continuando la navegación acceda automáticamente a la cookie.

Questo sito utilizza i cookies. Una cookie es un archivo de testo di dimensioni ridotte che un sito invia al browser e salva sul computer dell'utente. I cookies vengono utilizzati solo conformemente a quanto indicato in questa sezione, non possono essere utilizzati per eseguire programmi o inviare virus al computer dell'utente. I cookies vengono assegnati all'utente in maniera univoca e possono essere letti solo dal server web deldominio che li ha inviati. E 'utile ricordare che i cookies contengono solo le informazioni che vengono fornite spontaneamente dall'utente e che non sono progettati per raccogliere dati automaticamente del disco fisso dell'utente e trasmettere ilegalmente dati personali sull'utente o sul suo sistema.

Questo sito usa i cookies con lo scopo di semplificare o agevolare la navigazione sul sito e ottimizzare le campagne pubblicitarie.

Per semplificare o agevolare la navigazione, così come per finalità statistiche (in forma aggregata), vengono utilizzati i così detti cookies tecnici che nel nostro caso possono essere rilasciati dal sistema owner di Sisal o da altri sistemi come da Adobe Analytics e Google Analytics.

Puoi esaminare le opzioni disponibili per gestire i cookie nel tuo browser. Il browser può essere usato per gestire cookie relativi a funzioni base, al miglioramento del sito, alla personalizzazione e alla pubblicità. El navegador utiliza diferentes modos de diferenciación para la desactivación de las cookies, pero también puede aparecer solo en el menú Strumenti o Opzioni. Puoi anche consultare il menu Aiuto del browser. Oltre alla gestione dei cookie, i browser ti consentono solitamente di controllare file simili ai cookie, come i Local Shared Objects, ad esempio abilitando la modalità privacy del browser


Batalla del cabo Matapan: Masacre naval italiana de la Segunda Guerra Mundial

Fue llamado Mare Nostrum (Nuestro mar) de Benito Mussolini y sus incondicionales fascistas, pero la marina italiana, o Regia Marina, todavía se entendía que era una cuestión abierta sobre quién gobernaría el Mediterráneo en 1941. De hecho, la Operación Gaudo, un plan para barrer a la Royal Navy de las aguas que rodean Creta, tenía la intención de demostrar, después de una serie de encuentros unilaterales , que los italianos seguían siendo una fuerza a tener en cuenta.

El almirante Angelo Iachino, un oficial naval inteligente y experimentado, recibió el mando de la operación. El plan requería una fuerza naval fuerte para patrullar el área al norte y al sur de Creta, hundiendo cualquier convoy británico o buques de guerra de escolta que pudiera encontrar. Desde el principio, a Iachino le perturbó la dependencia de la operación de fuerzas fuera de su control, a saber, el apoyo aéreo. Solo podía solicitar aviones italianos y alemanes a través del cuartel general naval italiano, una división de mando fatal para la misión. La cooperación entre las distintas ramas de las fuerzas armadas italianas era inexistente. los Regia Aeronáutica (Real Fuerza Aérea Italiana) apareció repetidamente al final de una batalla. Quizás aún más frustrante, los aviadores italianos bombardearon con frecuencia sus propios barcos, así como los barcos británicos.

El deterioro de la situación militar en África y Grecia en 1941, sin embargo, dejó en claro que alguna respuesta ofensiva por parte de Regia Marina era necesario si estos teatros iban a seguir siendo viables para las potencias del Eje. Los alemanes empezaban a insistir cada vez más en que se hiciera algo para restaurar la situación en el Mediterráneo. A su insistencia, y debido al sentimiento general de Supermarina (Cuartel general naval italiano) de que se debe intentar restablecer la dinámica del conflicto en la zona, nació la Operación Gaudo.

Supermarina comprometido el nuevo acorazado clase Littorio Vittorio Veneto, luciendo nueve cañones de 15 pulgadas y desplazando 45,000 toneladas, así como seis de sus siete cruceros pesados ​​de 10,000 toneladas y dos de sus mejores cruceros ligeros a la operación. Generalmente reacio a arriesgar sus barcos capitales, Supermarina se había superado a sí mismo para esta misión. Los italianos estaban motivados aún más por Luftwaffe informes del 15 de marzo de 1941, que indicaban que dos de los tres acorazados británicos en el Mediterráneo habían sido severamente dañados y no estaban operativos. Quizás Supermarina los oficiales habrían sido menos optimistas si hubieran sabido que esos dos acorazados y su barco hermano no sufrieron daños, sino que estaban anclados cómodamente en el puerto de Alexandria y bastante listos para luchar. Además, los barcos británicos estaban dirigidos por uno de los marineros más competentes y agresivos de la Royal Navy.

El almirante Sir Andrew B. Cunningham, cariñosamente conocido como & # 8216ABC por sus hombres, había ingresado en la Royal Navy como cadete a los 14 años. Mientras se cría en una armada de acorazados, fue uno de los primeros convertidos al poder aéreo. Cunningham se había hecho cargo de una magnífica flota cuyo entrenamiento incluía el combate nocturno, que en ese momento era considerado apostasía por la mayoría de las armadas de todo el mundo y descartado como una cuestión de rutina. La Flota Británica del Mediterráneo, sin embargo, se destacó en acciones nocturnas durante las maniobras previas a la guerra y aplicó las lecciones aprendidas durante los años de la guerra.

Cunningham comprendió que los alemanes, exasperados por los reveses militares italianos, estaban asignando tanto hombres como material en gran cantidad al teatro del norte de África. Entre los refuerzos alemanes, y el más peligroso para la flota británica, estaba el Luftwaffe& # 8216s recién llegados Fliegerkorps X, o X-CAT (X Comando Aereo Tedesco). Se dio cuenta de que su tarea era llevar a los italianos a la batalla lo más rápido posible antes de que estas nuevas fuerzas pudieran entrar en pleno funcionamiento. Los italianos, sin embargo, no cooperaron y por lo general permanecieron en el puerto o en sus propias aguas costeras para protegerse. Cunningham resolvió este dilema en parte persiguiendo a los italianos dondequiera que pudieran encontrarlos.

El 9 de julio de 1940, la Royal Navy atrapó a los italianos frente a la costa de Calabria, donde el acorazado anotó un golpe de primera ronda. HMS Warspite en el acorazado Giulio Cesare, incapacitándola durante meses. El 19 de julio, en la batalla de Cabo Spada, el crucero australiano HMAS Sydney, junto con cinco destructores, atacaron dos cruceros ligeros italianos, hundiendo uno y dañando el otro. Durante la acción nocturna del 12 de octubre, destructores italianos y torpederos desafiaron a un crucero británico al sur de Malta. Desafortunadamente para los italianos, el crucero resultó ser el veterano HMS Ajax, que estaba equipado con radar, un avance tecnológico desconocido en la marina italiana. Ajax pudo hundir un destructor y dos torpederos, dejando a los italianos derrotados y desconcertados. El 11 de noviembre, la flota aérea británica bombardeó el puerto de Taranto. Los resultados fueron impresionantes desde cualquier punto de vista, con tres acorazados hundidos, incluido el nuevo de 42.000 toneladas Littorio, a un costo de dos biplanos Fairey Swordfish.

Cuando Ultra Intelligence informó en marzo de 1941 que los buques de guerra italianos zarpaban, incluso el normalmente flemático Cunningham estaba encantado con la oportunidad que esto presentaba. Afortunadamente, debido a las operaciones recientes en Grecia, la mayor parte de la Royal Navy ya estaba desplegada en el Mediterráneo oriental. La 2da Flotilla de Destructores y el escuadrón de cruceros ligeros bajo el mando del Vicealmirante Henry D. Pridham-Wippell en El Pireo, Grecia, fueron alertados. En Alejandría se encontraba el primer escuadrón de acorazados, que consta de tres de los acorazados más orgullosos de la Royal Navy & # 8212 Warspite, Barham y Valiente & # 8212 junto con cuatro destructores de la decimocuarta flotilla de destructores. En apoyo, recién llegado a la zona, estaba el portaaviones Formidable, cargado con 14 torpederos. La mayoría eran Fairey Albacores, el sucesor marginalmente mejorado del biplano pez espada. También a bordo había 13 cazas Fairey Fulmar, lentos pero fuertemente armados.

En la noche del 26 de marzo de 1941, el almirante Iachino salió del puerto de Nápoles en su buque insignia. Vittorio Veneto con cuatro destructores para reunirse con tres divisiones de cruceros adicionales en el Estrecho de Messina. De Brindisi llegó la 8a División, compuesta por dos de los mejores cruceros ligeros de la marina italiana, Garibaldi y Abruzzi, junto con dos destructores. Estos cruceros llevaban 10 cañones de 6 pulgadas, así como una protección de blindaje más pesada.

La 1ª División de Taranto, al mando del almirante Carlo Cattaneo, estaba formada por los cruceros pesados ​​Pola, Zara y Fiume, junto con cuatro destructores. La última fue la 3.a División de Messina, Sicilia, al mando del almirante Luigi Sansonetti, con los cruceros pesados. Trieste, Trento y Bolzano, acompañado de tres destructores. Con la excepción de Bolzano, estos buques de guerra estaban mal diseñados y funcionalmente obsoletos, habiendo sido botados a mediados de la década de 1920. Por encima de todo, lo que les faltaba a los barcos de Iachino & # 8217 era el avance tecnológico de la era & # 8212 radar. Iachino también carecía de confianza en su servicio de inteligencia y trajo consigo a su propio criptógrafo, que sería útil para descifrar algunos tipos de mensajes.

Las cosas parecieron ir mal para los italianos desde el principio. El apoyo aéreo prometido para la mañana del 27 de marzo nunca se materializó. Esa tarde, un avión de reconocimiento británico Short Sunderland de Creta avistó los barcos italianos mientras todavía estaban en el Egeo.

Iachino ahora sabía que había perdido el elemento sorpresa. Sin embargo, decidió esperar a que Roma tomara la decisión de dar por terminada la operación. Roma, sin embargo, estuvo más influenciada por ramificaciones políticas que por consideraciones militares y decidió modificar, en lugar de terminar, la misión. A las 18.00 horas, se le informó a Iachino que, como consecuencia de la identificación de Sunderland, se cancelaría el barrido al norte de Creta por parte de la 1.a División de Cruceros, y la flota concentraría sus fuerzas al sur de la isla y pasaría hacia el norte por el cabo Matapan en el extremo sur de la isla. Grecia. Cuando Cunningham recibió el mensaje decodificado del Sunderland que confirmaba que los italianos estaban en el mar, ordenó a Pridham-Wippell que se reuniera con su 1er Escuadrón de Acorazados al sur de Gaudo. Si Pridham-Wippell se encontrara con los italianos antes de la reunión, debía atraerlos hacia el sureste hacia los cañones de 15 pulgadas de sus acorazados.

Con las primeras luces del 28 de marzo, los italianos lanzaron dos aviones de reconocimiento Imam Ro.43. Se ordenó un avión al norte de la flota, el otro al sur-sureste. Las órdenes operativas de Iachino eran que regresaría a Taranto si no ocurría ningún encuentro antes de las 0700. A las 0650, sin embargo, el piloto Ro.43 que volaba en el rumbo sur informó que había hecho contacto visual con cuatro cruceros ligeros británicos acompañados por cuatro destructores. Esta era la fuerza de Pridham-Wippell y # 8217, que constaba de los cruceros ligeros HMS Ajax, Orión, y Gloucestery HMAS Perth, acompañado por cuatro destructores en ruta para unirse a Cunningham.

El almirante Iachino se dio cuenta de que se enfrentaba a una fuerza mucho menos poderosa de la que ya se había concentrado en esa zona. Al ver una oportunidad para una victoria barata, ordenó a la división italiana más cercana, Sansonetti & # 8217s 3rd, que cambiara de rumbo, aumentara su velocidad a 30 nudos e interceptara a los cruceros británicos. Cambiando su propio rumbo y el rumbo de la 1ra División en apoyo de sus cruceros, ordenó Vittorio Veneto& # 8216s velocidad aumentada a 28 nudos. La fuerza de Sansonetti # 8217 hizo contacto con los barcos británicos a las 0800, con las primeras salvas italianas disparadas a las 0812 horas desde una distancia de 25.000 yardas. Todos los cañones italianos & # 8217 se dirigieron al último barco de la línea, el crucero HMS. Gloucester.

La respuesta inmediata de Pridham-Wippell & # 8217 fue ordenar fumar y comenzar a zigzaguear. Había sido advertido anteriormente por uno de los aviones de búsqueda Formidable & # 8217 que una fuerza de cruceros junto con destructores habían sido avistados en el área, pero creyó erróneamente que el avistamiento era su propio escuadrón de cruceros en lugar de una fuerza enemiga. Ahora corrió hacia la protección de la flota de Cunningham. Si bien los cruceros italianos eran rápidos, sus sistemas de artillería eran anticuados y los proyectiles se quedaban cortos. Cuando los italianos se acercaron al rango de Gloucester & # 8217, su tripulación devolvió valientemente el fuego con sus cañones de 6 pulgadas, con la precisión suficiente para disuadir a sus perseguidores de acercarse. Manteniéndose fuera del alcance de los cañones de Gloucester # 8217, la 3.ª División continuó con su fuego inexacto.

Mientras el escuadrón de cruceros ligeros británico continuaba corriendo hacia la seguridad, a Iachino le quedó claro que la batalla se estaba alejando de sus barcos de apoyo y dentro del alcance de la cobertura aérea británica. La 3.ª División ya estaba a mitad de camino de la costa norteafricana. Temiendo con razón la intervención de la Royal Air Force (RAF), ordenó a Sansonetti que pusiera fin a su persecución y tomara un rumbo 300 grados al oeste, hacia casa. La 3.ª División se interrumpió a las 08.50, se dirigió al puerto para emprender el viaje de regreso y creyó que estaba dejando atrás a la fuerza británica. Sin embargo, como los italianos descubrirían en más de una ocasión durante la guerra, era mucho más fácil iniciar una pelea con los británicos que terminarla.

El escuadrón de cruceros ligeros británicos se dio la vuelta y siguió a los italianos, manteniéndose cuidadosamente fuera del alcance de sus cañones. Molesto por la audacia de Pridham-Wippell, Iachino rápidamente formuló un plan para envolver a su arrogante enemigo. Sin conocimiento del escuadrón de acorazados británicos que se dirigía hacia él a 22 nudos, a las 1035 ordenó Vittorio Veneto para alterar el rumbo hacia los cruceros ligeros y destructores de Pridham-Wippell. Ordenó a la 3.ª División que hiciera lo mismo. Con suerte, podrían atrapar a la fuerza británica más pequeña entre ellos.

Mientras los británicos seguían a los italianos, la tripulación del HMS Orion & # 8217 notó un barco muy al norte. Cuando brilló la señal de reconocimiento, la nave respondió con una salva de proyectiles. Las salvas procedían del buque insignia de Iachino, Vittorio Veneto. Sin saberlo, Pridham-Wippell se había maniobrado entre las fauces de una trampa italiana que se cerraba rápidamente. Dadas las circunstancias, el almirante británico decidió nuevamente una rápida retirada. Echando humo y usando la velocidad y la acción evasiva, los cruceros británicos todavía tenían dificultades para dejar atrás a los italianos. Vittorio Veneto solo disparó 94 rondas de 15 pulgadas a los cruceros, principalmente a Gloucester. Orión luego atrajo la atención de Vittorio Veneto, sufriendo algunos daños por varios cuasi accidentes.

Aproximadamente a las 1100, un grupo de torpederos que habían sido lanzados desde Formidable llegó a la escena. Después de ser atacado por nerviosos marineros de su propia flota, los seis Albacores volaron hacia Vittorio Veneto. Cuando los italianos los vieron por primera vez, fueron identificados erróneamente como aviones amigos estacionados en Rodas.

Al darse cuenta de su error, los artilleros italianos colocaron una pantalla de fuego antiaéreo mientras Vittorio Veneto maniobrado para evitar los torpedos británicos. Aunque no consiguieron hits, los Albacores mantuvieron ocupados a los italianos durante unos 30 minutos, lo que permitió escapar a los cruceros ligeros británicos. Habiendo sobrevivido ileso al ataque con torpedos pero aún inquieto por la presencia de aviones enemigos, Iachino ordenó regresar a aguas italianas. Sin cobertura de aire propia, había decidido volver a ponerse a salvo en Taranto lo antes posible.

El almirante Cunningham no solo Formidable& # 8216s bajo su mando, pero también bombarderos terrestres estacionados en Creta y Grecia. El plan requería estos aviones, junto con aviones de reconocimiento de Formidable, para seguir e informar continuamente sobre la ubicación, la velocidad y la composición de la flotilla italiana. Sin embargo, las dos flotas opuestas todavía estaban separadas por más de 60 millas. El primer escuadrón de acorazados de Cunningham & # 8217 fue lento en comparación con los barcos italianos. Solo los ataques aéreos podían retrasar a los buques de guerra italianos el tiempo suficiente para que sus barcos los interceptaran. Mientras el almirante británico observaba el vuelo del mediodía despegando de Formidable, solo podía esperar que estos pilotos, los mejores del Fleet Air Arm, le dieran el tiempo que necesitaba. Formidable luego recuperó el avión que regresaba del ataque matutino, momento en el cual sus pilotos informaron erróneamente que un acorazado italiano había sufrido un probable impacto.

Mientras tanto, los bombarderos terrestres Bristol Blenheim de Creta atacaron repetidamente a la fuerza de Iachino desde una gran altura. Cada división recibió algo de atención de estos aviones, que regresaron a sus bases informando posibles impactos adicionales. Cunningham creía que sus esperanzas de retrasar la fuerza enemiga se estaban haciendo realidad, pero la realidad de la situación era todo lo contrario. No se habían marcado impactos y los italianos continuaron ampliando la distancia entre las dos fuerzas.

El segundo ataque aéreo con base en portaaviones consistió en tres torpederos Albacores y dos bombarderos Swordfish acompañados por dos cazas Fulmar. Aproximadamente a las 15.10, avistaron la flota de acorazados italianos cuando estaba siendo atacada por algunos de los bombarderos de gran altitud de Creta. Volando bajo, no se notaron de inmediato. Una vez identificados, sin embargo, recibieron una intensa andanada de fuego antiaéreo. Ignorando los rastreadores que se acercaban a su avión, el líder dejó caer su torpedo a 1.000 yardas de distancia. Vittorio Veneto& # 8216s babor poco antes de ser asesinado por fuego enemigo. Una tremenda explosión pronto sacudió Vittorio Veneto. El acorazado italiano se sacudió bajo la explosión y se detuvo en seco. En cuestión de minutos, el barco había absorbido unas 4.000 toneladas de agua. Vittorio Veneto era un barco resistente con un moderno sistema de control de inundaciones, y estaba atendido por una tripulación dedicada y bien entrenada. Gracias a sus esfuerzos, el acorazado se movía de nuevo en minutos. Su tripulación aumentó su velocidad a 10 nudos, maniobrando únicamente con sus tornillos de estribor. Aunque los británicos no habían podido hundir el acorazado enemigo, lo habían dañado lo suficiente como para frenarlo.

Iachino ahora formó las columnas de la flota alrededor de su buque insignia herido. No queriendo poner en peligro todos sus barcos, ordenó a la división de cruceros ligeros que partiera hacia casa. Colocó la 1ª División de Cruceros a estribor con su escuadrón de destructores en el flanco exterior, y la 3ª a babor, también flanqueada por sus destructores. Los destructores Iachino & # 8217 se colocaron tanto a proa como a popa de Vittorio Veneto. Así había cinco columnas de barcos, con Vittorio Veneto en el centro de la pantalla protectora. Iachino estaba decidido a devolver su buque insignia a puerto sano y salvo.

Aunque las flotas todavía estaban separadas por unas 60 millas, Cunningham ahora tenía motivos para la esperanza, ya que los pilotos que regresaban se apresuraron a relatar el éxito de su líder y otros posibles golpes. Vittorio Veneto había sido visto por última vez muerto en el agua y quemado. Desde Formidable en 1735. En 1823, los pilotos avistaron la formación italiana pero permanecieron fuera de alcance, rodeando la flota enemiga, esperando que la oscuridad atacara.

Durante más de una hora, Iachino escudriñó los cielos, esperando que los buitres le dieran el golpe de gracia a su barco. En 1925 los aviones británicos iniciaron su ataque. Los italianos ya habían creado una cortina de humo, y los cruceros y destructores encendieron sus reflectores para cegar a los pilotos atacantes. Demostrando una habilidad marinera, los italianos cambiaron de rumbo dos veces en la oscuridad y fumaron sin contratiempos.

De repente, un torpedo golpeó el crucero pesado. Pola y yacía muerta en el agua, con el sistema eléctrico apagado y las salas de calderas inundadas. En 2015, Iachino ordenó a Cattaneo que retrocediera con su división y decidiera si hundir o remolcar el barco siniestrado mientras el resto de la flota italiana, incluidos los averiados. Vittorio Veneto, se dirigió a Taranto y seguridad. Iachino creyó erróneamente que una fuerza británica avistada a 70 millas al sur era el escuadrón de cruceros ligeros contra el que había luchado ese mismo día. De hecho, eran los acorazados Cunningham # 8217, liderados por los cruceros ligeros y destructores Pridham-Wippell # 8217. Esta fuerza se había unido a Cunningham & # 8217s después de su escape de Vittorio Veneto. Toda la fuerza británica estaba ahora a menos de 40 millas al sur de Iachino.

La oscuridad dio a las tripulaciones de los cruceros pesados ​​italianos una falsa sensación de seguridad. Pero la oscuridad escondió poco de Pridham-Wippell, navegando hacia el oeste a bordo Ajax. Apareció una señal en la pantalla del radar del crucero & # 8217 en 2030. Creyendo que esta señal única era la abandonada Vittorio Veneto Pridham-Wippell, que sucumbió a anteriores ataques con torpedos, avisó a Cunningham del avistamiento.

La fuerza de Cunningham & # 8217 alcanzó el área a las 2200, y Valiente& # 8216s de hecho, el radar confirmó la señal como un barco detenido, de unos 700 pies de largo, a unas seis millas de distancia Valiente& # 8216s proa de babor. La emoción se extendió entre los hombres de la flota, pensando que esto debía ser Vittorio Veneto. En las estaciones de acción, la flota cambió de rumbo para acercarse a su objetivo. A las 22.20, Valiant informó que el objetivo estaba a cuatro millas y media de distancia. Entonces empezaron a aparecer otras señales. Casi al mismo tiempo, el destructor Stuart informó de dos grandes barcos enemigos, uno más pequeño al frente y seguido por tres barcos más pequeños, con un rumbo de 250 grados. Esta era toda la 1ra División de Cruceros que venía al rescate de Pola, respondiendo a su solicitud de remolque. Los acorazados británicos, listos para la acción, solo necesitaban el nuevo rumbo de los barcos enemigos. Pola, confundiendo los acorazados británicos que se aproximaban con Fiume y Zara, disparó una bengala de reconocimiento.

Los barcos de rescate italianos habían formado una columna, liderada por un destructor y seguida por los cruceros pesados. Zara y Fiume, que luego fueron seguidos por los tres destructores restantes. La mitad de la tripulación de Fiume estaba ocupada preparando su barco para remolcar después de ver Pola& # 8216s starshell, cuando, para su sorpresa, un reflector iluminó su nave. Era del destructor británico Galgo, ayudando a la artillería precisa de los acorazados Cunningham & # 8217s.

Luego, 24 cañones de 15 pulgadas iluminaron el cielo nocturno cuando sus proyectiles perforantes de 2,000 libras se estrellaron contra Fiume a solo 3,000 yardas. Una segunda andanada siguió 30 segundos después. Fiume inmediatamente se convirtió en una gran bola de llama anaranjada. Su torreta posterior recibió un impacto directo y salió disparada por la borda. Mientras tanto, Valiente disparó cinco andanadas de 15 pulgadas al crucero líder, Zara. Barham disparó seis andanadas adicionales de 15 pulgadas en el condenado Zara. En cuestión de minutos, dos de los cruceros más nuevos de Italia se habían convertido en chatarra, y ambos se incendiaron intensamente y sin control.

Recuperándose de su conmoción, las tripulaciones de los destructores italianos intentaron un ataque con torpedos contra los buques de guerra británicos, pero fueron interceptados por los destructores británicos. Se perdieron dos destructores italianos más y uno gravemente dañado pero capaz de escapar. De toda la división, solo el destructor Gioberti escapó ileso. Fiume se hundió a las 23:00, y Zara, torpedeado por el destructor Jervis, a las 0240.

Pola, muerta en el agua, fue testigo de la catástrofe que afectó a sus barcos hermanos. Resignado a su destino, PolaLa tripulación de & # 8216 abandonó toda disciplina. Embarque de marineros británicos Pola después de la batalla encontraron botellas de vino vacías y marineros borrachos. Después PolaLa tripulación de & # 8216 fue evacuada, los destructores británicos torpedearon y la hundieron aproximadamente a las 0300.

Luego, los británicos comenzaron a recoger a los sobrevivientes de la terrible experiencia. Se habían perdido unos 3.000 marineros italianos, incluidos los capitanes de Fiume y Zara y el comandante de la división, almirante Cattaneo. Al amanecer, los bombarderos alemanes finalmente hicieron su aparición y comenzaron a bombardear los barcos británicos involucrados en las operaciones de rescate. Cunningham telegrafió a Roma, asesorando Supermarina donde pudo encontrar más supervivientes de la batalla, luego abandonó la zona tras salvar a unos 900 marineros. Un barco hospital italiano que llegó más tarde ese día pudo rescatar a 160 marineros más.

Para los italianos, la batalla había sido un desastre. Habían perdido tres cruceros pesados ​​y dos destructores. Supermarina ahora se dio cuenta de que si la flota volvía a hacerse a la mar necesitaría su propia protección de caza. Se inició un programa de choque para modificar los barcos de pasajeros existentes para que sirvan como portaaviones. Uno de esos barcos se completó antes de la rendición de Italia en 1943.

Si bien Taranto pudo haber sido una tremenda derrota psicológica, Matapan fue la derrota militar que acabó con la armada italiana. La próxima vez que la flota italiana salió con fuerza fue dos años después, para rendirse al almirante Cunningham en Malta.

Este artículo fue escrito por Anthony M. Scalzo y apareció originalmente en la edición de enero de 2001 de Segunda Guerra Mundial. Para obtener más artículos excelentes, asegúrese de recoger su copia de Segunda Guerra Mundial.


Bases de la Armada de EE. UU. En Italia

Estación Aérea Naval Sigonella

Localización: Sigonella, Italia

Misión general: Esta base cerca del mar Mediterráneo se considera la Armada & # 8217s & # 8220Hub of the Med. & # 8221

Es el hogar de las fuerzas italianas, así como de más de 32 comandos y actividades estadounidenses, por lo que sus misiones varían mucho según el equipo que las complete.

Algunos de sus enfoques incluyen la protección de la fuerza, el apoyo a los guerreros, la gestión de recursos, la calidad de vida, el desarrollo de marineros y civiles y las relaciones internacionales.

  • Red de Fuerzas Armadas
  • Destacamento de mantenimiento intermedio de aeronaves
  • Hospital naval
  • Estación Naval de Computación y Telecomunicaciones
  • Comandante de la Fuerza de Tarea 67
  • Centro logístico de flota NAVSUP Sigonella

Actividades de apoyo naval Nápoles

Localización: Nápoles, Italia

Misión general: Esta es una gran base naval en Italia con más de 50 comandos diferentes.

Tiene una ubicación conveniente cerca del Aeropuerto Internacional de Nápoles para posibles misiones aéreas.

Como su nombre lo indica, se centra principalmente en el apoyo a través de diversas actividades que incluyen medicina, ingeniería, comunicaciones y más.

  • Gaeta (N01G)
  • AFN Nápoles
  • Reserva de la Marina
  • Intercambio de la Armada
  • CNE-CNA-CF6
  • NCTS Nápoles
  • Ingeniería de Instalaciones Navales NAVFAC
  • Hospital de la Marina de los EE. UU. En Nápoles
  • Navy College

Rob V. es el fundador de OperationMilitaryKids.org. Si bien nunca sirvió en el ejército de los EE. UU., Le apasiona escribir sobre temas relacionados con el ejército.

Nacido y criado en Woodbridge, Nueva Jersey, se graduó del Instituto de Tecnología de Nueva Jersey con un MBA en comercio electrónico. Sus pasatiempos incluyen voleibol de playa, tiro al blanco y levantamiento de pesas.

Rob también es un piloto calificado comercialmente con más de 1.500 horas de vuelo.


& # 8220Supermarina & # 8221 en operaciones

Mussolini financió grandes esperanzas para su flota, justificadas por un potencial ofensivo real y objetivo, especialmente después de la derrota de Francia el destino de su flota, inmovilizada capturada o destruida. Este evento colocó a toda la Marina italiana frente a la Royal Navy en esta área. Debería haber sido un partido interesante para la mejor armada del mundo. Esto se convirtió en un asunto de tres años.
La Armada había identificado problemas como almirantes a veces demasiado prudentes, intromisión política en los asuntos navales, deficiencias industriales, o aviación naval no siempre bien coordinada, brecha tecnológica (radar, sonar moderno). Las acciones de superficie fueron muchas, y ciertamente no un empujón para la Royal Navy: batallas de Cape Spada, Cape Bon, Cape Passero, Skerki Bank, convoy de Tarigo, convoy de Cigno, convoy de Campobasso, convoy de Duisburg, Operación Harpoon y otras para cruceros y destructores. y batallas de acorazados como Punta Stilo, Capo Teulada, Operación Vigorosa, las dos batallas de Sirte y Cabo Matapan. La primera batalla de Sirte demostró ser una clara victoria italiana, mientras que la segunda batalla fue una victoria pírrica para los británicos.


Crucero Zara disparando

La debilidad de la artillería AA también era patente, la mayor parte de la cual estaba compuesta por monturas Breda de 13 mm, no aptas para atrapar aviones rápidos y modernos. Sin embargo, después de la década de 1940, muchas unidades recibirían montajes de 20 mm y 37 mm. La falta de medios ASW adecuados también pesó mucho en las pérdidas de los submarinos británicos (clases T, S y O), que participaron de los suministros navales delicuescentes al eje en África. However this was an heaven match as the Regia Marina inflicted the most massive lost to the British submarine force: Of 76 submarines lost by the Royal Navy in WWII, 37 were sunk by Italian forces, 24 by the Germans and 4 by the Japanese forces, and 11 by accidents, friendly fire, or unknown causes*.

Finally, despite their success in 1917-1918 against the Austro-Hungarian fleet, MAS had perhaps less success in operation, as context differed and British bases, well guarded proved often out of reach. However they did score some successes against the Malta convoys, especially in August 1942 with operation Pedestal. The cohort of small crafts, either manned torpedoes, charges or midget submarines did also achieved some success with the raids on Alexandria, Gibraltar (multiple times), Souda Bay and Algiers.


Vittorio Veneto firing at the battle of cape Spartivento

Mostly inconclusive battles

The famous Battle of Cape Matapan, was essentially a defeat, but most other engagement like Punta Stilo, Cape Spartivento, the two battle of Sirte were inconclusive and Operation Harpoon/Vigorous was a clear-cut Italian victory.
Operations such as the blockade of Malta or the second battle of Syrta were half-successes (or Pyrrhic victories) and the Luftwaffe contributed to these.


(Aquila) during conversion

Successes: Submersibles and special operations

The Luftwaffe had a limited presence in the Mediterranean but the construction of two aircraft carriers should have changed the situation on the Italian side. Italian submarines were also the most successful, engaged with the same tactics as the Germans in the Mediterranean and the Atlantic. Arguably the most successful Italian operation of the war (even honored by their enemy) are to be credited to special units such as “Flotilla 10” using explosive MAT and “Maiales”, human torpedoes, inflicting serious losses Like the cruiser York, the battleships Valiant y Reina Elizabeth.


MAS camouflaged in 1942

Armistice and consequences

The final sortie of the Italian Navy was played in September 1943, with the armistice. Regia Marina went to surrender to the allies, but the Luftwaffe waited for them, testing their Henschel flying bombs (the first antiship missiles) and sinking the capital ship Roma and destroyer Vivaldi. However most of the navy successfully made it to allied ports and did took part in 1944-45 operations, including succesful “special operations” by submarines on the German-occupied Italian coast.
There, attempts to repair and rebuild scuttled ships by Germany were generally unsuccessful. However, some units of the Kriegsmarine i this theater of operations used captured Italian ships, sometimes equipped with modern radars and AA artillery. Most were sunk or scuttled in 1944-1945, and a few joined the Italian Social Republic (SALO regime).

Finally, some Ex-Italians ex-German submarines carrying supplies and never returned were recovered by the Japanese and, in turn, sunk by the US Navy. After the war, surviving ships were distributed as compensation between France and the USSR. These ships were used until the 1970s, proof of their sturdiness. There was another, perhaps more trivial aspect about Italian ships that has to be noticed, they were arguably handsome. Built for USSR, the “blue beauty” was a famous black sea destroyer. Italian yards also largely participated in the design of Soviet destroyers and cruisers.


Italian Navy - History

Questo sito utilizza cookie tecnici e analitici, anche di terze parti, per migliorare i servizi. Se vuoi saperne di più clicca qui

Continuando la navigazione accetterai automaticamente l’utilizzo dei cookie.

Questo sito utilizza i cookies. Un cookie è un file di testo di dimensioni ridotte che un sito invia al browser e salva sul computer dell'utente. I cookies vengono utilizzati solo conformemente a quanto indicato in questa sezione, non possono essere utilizzati per eseguire programmi o inviare virus al computer dell'utente. I cookies vengono assegnati all'utente in maniera univoca e possono essere letti solo dal server web deldominio che li ha inviati. E' utile ricordare che i cookies contengono solo le informazioni che vengono fornite spontaneamente dall'utente e che non sono progettati per raccogliere dati automaticamente del disco fisso dell'utente e trasmettere illegalmente dati personali sull'utente o sul suo sistema.

Questo sito usa i cookies con lo scopo di semplificare o agevolare la navigazione sul sito e ottimizzare le campagne pubblicitarie.

Per semplificare o agevolare la navigazione, così come per finalità statistiche (in forma aggregata), vengono utilizzati i così detti cookies tecnici che nel nostro caso possono essere rilasciati dal sistema proprietario di Sisal o da altri sistemi come da Adobe Analytics e Google Analytics.

Puoi esaminare le opzioni disponibili per gestire i cookie nel tuo browser. Il browser può essere usato per gestire cookie relativi a funzioni base, al miglioramento del sito, alla personalizzazione e alla pubblicità. Browser differenti utilizzano modi differenti per disabilitare i cookie, ma si trovano solitamente sotto il menu Strumenti o Opzioni. Puoi anche consultare il menu Aiuto del browser. Oltre alla gestione dei cookie, i browser ti consentono solitamente di controllare file simili ai cookie, come i Local Shared Objects, ad esempio abilitando la modalità privacy del browser


Italian Navy - History

“Storia della Marineria Mercantile Italiana – 1861-1914. Dall’Unità alla vigilia della I Guerra Mondiale/The History of Italian Merchant Shipping – 1861-1914. From the Unification until the Eve of the First World War” is the first of four volumes in a series that seeks to explore the most important periods of Italian merchant shipping, featuring both images and engaging text.

A thrilling journey through history, from the origins of shipping in Italy to its contribution to the political and economic development of the nation, with an account of personal and entrepreneurial stories featuring shipbuilders, ship’s captains and sailors.

Curated by Pierangelo Campodonico, director of the Museums of the Sea, and strongly supported by the Paolo Clerici Foundation, the work is also aimed at a wider readership, and looks at issues hitherto the preserve of specialists, with the aim of offering, for the first time, an overall vision of the many studies on individual aspects developed over the years.

The series is published in full in Italian and English, to respond to the need of foreign academics to have access to a resource offering in-depth information on Italian shipping.

A fundamental iconographical contribution was made by the collaboration between the Museums of the Sea and the Paolo Clerici Foundation, which began last year with the creation of the “Navigare nell’Arte” pavilion, dedicated to the collection of works on a maritime theme put together with enthusiasm by Paolo Clerici over the years.

The volume was presented by Cesare d’Amico, CEO of d’Amico Società di Navigazione, by Paolo Clerici, President of the Paolo Clerici Foundation, the Mayor of Genoa Marco Bucci and the Editor of Secolo XIX Luca Ubaldeschi, as well as the President of the Museums of the Sea Institution, Nicoletta Viziano, and the Director Pierangelo Campodonico.


The Italian C202 & 205 Fighters – as Good as Many of the Top Line Fighters of WWII

When thinking of Italy and the Italian armed forces of WWII, a couple of images readily come to mind: a blustering buffoon of a leader, and the mass surrender in the desert of poorly led and unmotivated troops.

Similarly, a few planes readily come to mind when thinking of the fighter planes of WWII: the Zero, the Mustang, the Bf-109, the Spitfire…the list goes on. Usually not on that list is the Italian C.205 Veltro (“Greyhound”).

This fighter, an outgrowth of the earlier C.202 Folgore (“Thunderbolt”), was fast, well-designed, and good enough that admiring German pilots formed a squadron with them.

The plane was built by the company Aeronautica Macchi, which had been building planes since before WWI, and which built planes on its own and with the French company Nieuport during WWI. Most of these planes were reconnaissance and reconnaissance float-planes built for the Italian Navy, but a small number also filled fighter roles.

An Italian Macchi C.205 Veltro aircraft found on Catania airfield, Sicily (Italy)

The “C” class of Macchi planes was designated as such due to the practice of placing the initial of the designer before the planes’ designation. Both the C.202 and the 205 were direct descendants of the C.200 Saetta (“Lightning”) which had been designed and produced in the years before the war.

Though effective against foes such as the Ethiopians–who had no air power whatsoever–the Greeks, and the Spanish during their Civil War, the Saetta was out of date by the time WWII proper began.

One of the ways to recognize the Saetta was by the lack of a stream-lined engine compartment. It looks like a hybrid between a later fighter and a crop-duster.

Macchi MC-200 Saetta

The next plane in the line, the C.202, was put on paper in the late 1930’s, and the first plane was rolled out in the late summer of 1940, as the Battle of Britain reached its height.

The most visible difference between the 202 and its Saetta predecessor was a change in the engine/cowling. It was streamlined to add speed. Being Italian in design, it also was made to simply look better.

The Italian Air Force, the “Regia Aeronautica,” had some great looking and effective camouflage patterns for their planes.

Many of the pre-war Italian fighters had been all Italian in design and production, but the team at Macchi decided that the German Daimler-Benz DB 601A engine would be the most effective for their design and what they wanted it to do.

The engine for the Italian planes was built in Italy by Alfa-Romeo under license from the German company. The DB 601A also powered later versions of the German 109 and 110 fighters.

The performance of the C.202 was a top speed of 372 mph at 18,000 feet, range of 475 miles, ceiling of 37,730 feet, and a climb rate of 3,563 feet per minute.

DB 601A, partially sectioned (right side).Photo: Kogo CC BY 2.5

Its specifications were: 29 feet 5 inches long, wingspan of 29 feet 5 inches, and loaded weight of 6,458 lbs. The engine was a V12 that put out approximately 1,100 horsepower.

Its armament consisted of two Breda-SAFAT 12.7 mm guns in the cowling, or two 7.7 Breda-SAFAT guns in the wings. It also could carry two 110, 220, or 350 lb bombs, and two 26.4 gallon (100 liter) drop tanks.

There would be 1,150 units of the 202 built.

12.7mm Breda-SAFAT machine-guns in the waist gun positions (FIAT RS 14)

The men who met the Folgore in combat had great respect for it, though many Italian pilots thought it under-gunned. In the air war over North Africa, the Folgore held its own. In the summer of 1942, C.202’s had a greater kill/loss ratio than their Bf109 counterparts.

One unfortunate tendency of the plane’s design, however, which claimed a small number of Italian lives, was its tendency to enter into a wild spin. This would be corrected in the C.205.

The nose of a Macchi C.202D

Though many British pilots at first dismissed the Italian plane and its pilots, they quickly learned that that was a mistake. The plane was more than a match for the Hawker Hurricanes, P-40 Warhawks, and the early production Spitfires that were flown by the British.

One British ace flying the P-40 over Africa said the 202 was “Sleek, supremely fast…the 202 was capable of out-turning our P-40s with ease but the majority would pull away effortlessly into a climbing roll off or a roll off the top when things became at all hectic…. Their aircraft was superior to ours on all counts.”

A Macchi C.202 in flight

Its one drawback, again, was lack of firepower – and when the 202 was relegated to flying against bombers in the latter part of the war, its lack of firepower would make it ineffectual against the heavily armed and armored American B-17’s and 24’s that ranged over Italy.

An early Macchi C.202 (no radio mast) of 81ª Squadriglia, 6° Gruppo, 1° Stormo CT

As the war progressed, the Italians, like all other combatants, set out to improve and augment their air forces. The next Italian fighter was the Macchi C.205.

The 205 housed a more powerful Alfa-Romeo built Daimler engine, the DB 605. It also added cannon to its armament and corrected the spin problem that occurred in the C.202.

Regia Aeronautica C.205V with a North Africa dust filter.

This latter problem was caused by the torque put out by the powerful engine of the 202, which was caused by a design flaw–the shorter wing sometimes could not counteract the forces of the engine, which caused the plane to want to spin to the left.

To counteract this while adding power to the newer engine, the C.205 had a slightly longer left wing than the 202. This seemed to correct the problem.

A Macchi C.205 with German markings in 1943.

The addition of the cannons made the 205 Folgore a formidable plane, even for late production Spitfires and the American Mustang. It had a maximum speed of 400-405 mph, a 590 mile range, and a 37,730 feet ceiling.

The 205 had a number of variants, but most of them remained unbuilt prototypes as the war began to go badly for the Italians. The main 205 version was designated M.C 205V. Fortunately for the Allies, only 262 of the 205’s were built.

Macchi C.205V 352nd squadron at Capoterra (Sardinia), July 1943

A Macchi C.205V of the Italian Co-Belligerent Air Force during refueling operations

The 205’s were able to take on not only fighters such as the Spitfires of the Royal Air Force and Mustangs of the U.S. Army Air Forces, but also now had cannon that could be effective against the Allied bombers flying across the Mediterranean to bomb Italy.

A number of German pilots of Jagdgeschwader 77 fought in captured 205’s after the fall of Italy, out of preference.

Macchi C.205 Veltro in service with the postwar Aeronautica Militare, around 1960.

The leading Italian aces of the war, such as Franco Lucchini (21/22 victories) and Adriano Visconti (19 victories for the Axis, 7 for the Allies) flew 202’s and 205’s.

Both planes flew for Italy after the war, and a number which had been supplied to the puppet Croatian regime during the war flew for Yugoslavia into the late 1940’s.


Italian Navy - History

Questo sito utilizza cookie tecnici e analitici, anche di terze parti, per migliorare i servizi. Se vuoi saperne di più clicca qui

Continuando la navigazione accetterai automaticamente l’utilizzo dei cookie.

Questo sito utilizza i cookies. Un cookie è un file di testo di dimensioni ridotte che un sito invia al browser e salva sul computer dell'utente. I cookies vengono utilizzati solo conformemente a quanto indicato in questa sezione, non possono essere utilizzati per eseguire programmi o inviare virus al computer dell'utente. I cookies vengono assegnati all'utente in maniera univoca e possono essere letti solo dal server web deldominio che li ha inviati. E' utile ricordare che i cookies contengono solo le informazioni che vengono fornite spontaneamente dall'utente e che non sono progettati per raccogliere dati automaticamente del disco fisso dell'utente e trasmettere illegalmente dati personali sull'utente o sul suo sistema.

Questo sito usa i cookies con lo scopo di semplificare o agevolare la navigazione sul sito e ottimizzare le campagne pubblicitarie.

Per semplificare o agevolare la navigazione, così come per finalità statistiche (in forma aggregata), vengono utilizzati i così detti cookies tecnici che nel nostro caso possono essere rilasciati dal sistema proprietario di Sisal o da altri sistemi come da Adobe Analytics e Google Analytics.

Puoi esaminare le opzioni disponibili per gestire i cookie nel tuo browser. Il browser può essere usato per gestire cookie relativi a funzioni base, al miglioramento del sito, alla personalizzazione e alla pubblicità. Browser differenti utilizzano modi differenti per disabilitare i cookie, ma si trovano solitamente sotto il menu Strumenti o Opzioni. Puoi anche consultare il menu Aiuto del browser. Oltre alla gestione dei cookie, i browser ti consentono solitamente di controllare file simili ai cookie, come i Local Shared Objects, ad esempio abilitando la modalità privacy del browser


Ver el vídeo: MARINA - Venus Fly Trap Official Music Video